¿Por qué nos preguntamos cosas?

¿Por qué nos preguntamos cosas? es la pregunta que motivó a la escritora Victoria Pérez Escrivá a pensar y escribir respuestas a algunos interrogantes que seguro compartimos. El libro está ilustrado por Javier Zabala y editado por Thule Ediciones en 2013.

Van dos de los “¿Por qué…?” para tener en cuenta en este tiempo de vacaciones.

Por qué las cosas pequeñas siempre se pierden

Si una cosa pequeña fuera grande, nunca se perdería.

Todo el mundo diría:

-¿Dónde, dónde está la cosa?

-Allí, mira, ¿ves esa enorme sombra?

Todo arreglado, ya está: delante de tus narices,

tapándote el sol y las nubes

y el tejado de tu vecino

y la hermosa vista

por la que has pagado mucho dinero.

Las cosas grandes nunca se pierden,

pero te tapan otras pequeñas

que tu crees que se han perdido.

Solo tienes que quitar eso enorme que lo tapa todo.

 

Por qué las olas van y vienen

Las olas van y vienen, vienen y van.

El sol sale cada día.

La luna engorda y adelgaza.

Los carruseles dan vuelta.

Los recuerdos vuelven a la memoria.

Un hombre se despidió para siempre.

-¡Adiós! -exclamó muy enfadado-. ¡Prometo que nunca volveré!

Y lo cumplió.

Pero la mujer que lo amaba lo recordó siempre.

Siempre.

Siempre.

Las olas vienen y van, van y vienen

para recordarnos que todo regresa,

no importa de qué modo.

Nada se va para siempre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *