(…) para pensar…

Miguel es un nene que tiene 9 años y pide monedas a los conductores de los autos que paran en el semáforo de la esquina de mi casa. Un día tocó el timbre, se presentó y me preguntó si tenía algo para dar. A partir de ese momento, cuando nos cruzamos nos saludamos. Otro día, vuelve a tocarme el timbre, lo saludo y lo nombró Claudio (quizás en su momento no presté atención y evoqué ese nombre, por cierto equivocado), se sorprende y me explica que ya me dijo como se llamaba y que entre a mi casa, busque un papel, un lápiz y lo escriba para no olvidarme.

Miguel me contó que su familia vive en el Chaco, que tiene 10 hermanos y que su mamá lo mandó a Rosario a la casa de una tía para que estudie y que también son muchos; que extraña mucho a su mamá pero que no puede viajar porque la plata no alcanza y por eso pide.

Miguel es educado, curioso,  simpático y tiene una mirada inteligente. Dos o tres veces por semana toca el timbre a eso de las 9 de la noche por si tengo algo para comer…esta es su cena que come mientras viaja en el colectivo hasta su casa…hora/hora y media de trayecto…

Frente al televisor, noticieros, programas de opinión, de chimentos y demás hablan, discuten y, por sobre todo, muestran imágenes terribles de violencia extrema, el tema de “justicia por mano propia”…esto es…”golpear y patear a una persona hasta matar” parece poder naturalizarse…los niños escuchan, miran, prestan atención…

Es cierto que estamos conviviendo con la inseguridad y la violencia pero también es cierto que, como sociedad, no podemos responder con este tipo de actos y menos pretender naturalizarlos…nuestros niños nos escuchan, miran, prestan atención.

Al escuchar a Ricardo Mollo interpretando “No me llore tanto”  pensé que subir este video es un buen paréntesis para pensar, reflexionar acerca de lo que culturalmente transmitimos a nuestros niños.

La letra de esta canción como el resto de los temas  del álbum Canciones de Cuna, fueron escritas por chicos y chicas que tienen entre 9 y 20 años que asisten a los talleres artísticos de la Casa de la Cultura de la Calle. El álbúm ha sido producido por esta Asociación Civil. El objetivo de este proyecto es que los chicos encuentren en la música un lugar de expresión y de producción de textos, canciones, ideas, relatos relacionados a los sueños, a lo que alguna vez les cantaron, a los que a ellos les gustaría cantarles a sus hijos.

Para Miguel y su mamá.

ASpS4R1tKNQ

 

 

 

ASpS4R1tKNQ