“¿Cómo es?” según Lucero y Ciro (2013)

De repente Lucero y Ciro muestran interés por la lectura…en ambos casos, la mayoría de sus compañeros de Segundo y Primer Grado, respectivamente, ya están alfabetizados. “Esa letra no puedo” -en referencia a la imprenta minúscula-; “eso es aburrido” -en el caso de un texto largo- son algunos de los argumentos que defienden cuando anticipan que no van a poder. Y…la mayoría de las veces tienen razón, aprender a leer es trabajoso «¿quién dijo que leer es fácil? ¿Quién dijo que leer es contentura siempre y no riesgo y esfuerzo? Precisamente, porque no es fácil, es que convertirse en lector resulta una  conquista. Precisamente, porque no es fácil, es que no es posible convertirse en lector sin la “codicia del texto”» (Montes, 2001, p.84).

En este punto, como Terapeutas del lenguaje, tenemos la obligación de “provocar la codicia del texto. Sabemos que  sólo ella justifica el esfuerzo. Que leer vale la pena para develar el secreto” (Ibídem, p.84).

Lucero asiste al consultorio en el turno anterior al de Ciro. Ciro suele llegar unos minutos antes de su horario, aprovecho, entonces,  este breve tiempo para enlazar el final de una sesión con el comienzo de la otra con una actividad que resulte eficaz, además de entretenida.

Lucero muestra agrado  de que Ciro se enganche con él  en una tarea que, como a él, le cuesta. A Ciro le gusta compartir con Lucero una tarea que, como a él, le cuesta.

Teniendo en cuenta que Lucero se apoya mucho en los indicios que las ilustraciones que completan un texto sugieren -situación que lo lleva a interpretar lo que la imagen connota y adivinar lo que pueden decir las palabras- le propongo, esta vez, leer uno sin imagen y mi intuición de ofrecer la lectura de una poesía del libro “La vaca ventilador y otros poemas para volar” de Graciela Repún y Enrique Melantoni, es acertada. La poesía elegida resultó una estrategia de intervención de lo más motivadora y eficaz. Tan entusiasmados estuvieron que los 5 minutos se transformaron en 15….”la codicia del texto” funcionó y el secreto del texto se reveló…qué bueno me salió con rima!!

Lucero disfruta de leer cada verso, le gusta que las palabras rimen, disfruta de la sonoridad  y del sentido que expresan. Luego de finalizada la lectura, le propongo volver a leer cada verso para dibujar lo que el texto describe justo en el momento en que toca el portero Ciro. Lucero se pone, como siempre, muy contento de que llegue “su amigo” y aprovecho entonces a que sea Ciro quien lea cada uno de los versos a modo de pasos que Lucero tiene que seguir para completar el dibujo. Al terminar la poesía, ambos se sorprenden de cómo quedó la ilustración.

A continuación la transcripción de la poesía ¿Cómo soy? y seguido la versión ilustrada por Lucero.

MI ABUELO TIENE TRES PIES,

Y MI TÍO CUATRO BRAZOS,

MI HERMANITA CINCO OREJAS

Y MI MAMÁ DOS OJAZOS.

 

MI PRIMA TIENE DOS LENGUAS,

MI ABUELA CAPARAZÓN,

MI PAPÁ MILES DE DIENTES

Y MI PRIMO ES LOBISÓN.

 

YO TENGO UN POCO DE TODOS

Y A TODOS YO ME PAREZCO.

¿NO ES CIERTO QUE SOY MUY LINDO?

¡SON COSAS DEL PARENTESCO!

Como bien plantea la escritora María Cristina Ramos (2013) “la poesía nos llega como una danza con que las palabras nos envuelven y nos sueltan en un territorio sembrado de impredecibles. Coreografía inesperada en que lo cotidiano se viste de inesperada luz. Voz de la poesía que suena a espaldas de nuestra sangre y roza el inicio de la sonrisa, la instantánea revelación, el fugaz deslumbramiento (…) frecuentar la poesía, sus juegos rítmicos, su síntesis metafórica, su mirada del mundo, la música de sus esencias, con la finalidad balsámica del ensalmo, de la palabra que cura, que nos recupera de asperezas cotidianas en un instante luminoso de juego y creación, de libertad sonora y conceptual, para quitarnos el ancla de lo pesaroso y devolvernos la alegría, la ligereza de los primeros vuelos, el asombro, el suspiro necesario para seguir”.

 

Montes, G. (2001). La frontera indómita. En torno a la construcción y defensa del espacio poético. México: Fondo de Cultura Económica.

Ramos, M. C. (20013). Razones para la sinrazón de la poesía. La función social de la lectura. Recuperado de: www.jitanjáfora.org.ar

Repún, G. y Melantoni, E. (2008). La vaca ventilador y otros poemas para volar. Buenos Aires: Atlántida.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.