Sólo a quien se asoma al abismo le crecen alas…

 

 

 

“Acérquense al borde”.
“No podemos. Tenemos miedo”.
“Acérquense al borde”.
“No podemos. Nos caeremos!”
“Acérquense al borde”.
Y se acercaron.
Y él los empujó.
Y volaron.

Guillaume Apollinaire  (1880-1918)

Ilustración: Quint Buchholz

 

Poesía, ilustración y la reflexión de Gustavo Roldán (2011)…para seguir pensando.

“Cuando se cierra la puerta y se deja atrás la casa, las cosas cambian y todo puede suceder. Se cierra la puerta de la casa y se abre la puerta de lo desconocido, la puerta de la imaginación. Comienzan el viaje y la aventura. Pero las más de las veces no tomamos un barco o un tren, sino que abrimos las páginas de un libro.  Y ahí está una secreta compensación para los chicos y los jóvenes. Por un lado se comienza a escapar del mundo de los mayores, del dominio absoluto de los mayores, en una mágica rebelión a través de esos personajes que no debían obedecer las normas de una casa sino que, rodeados de peligros siempre nuevos, iban avanzando en mares remotos, en selvas oscuras, en desiertos inhóspitos, rodeados de fieras o misterios que producían una insoportable tensión sin ningún espacio para el aburrimiento”(: 15).

Roldán, G, (2011). Para encontrar un tigre. La aventura de leer. Córdoba: Comunicarte.

Un pensamiento en “Sólo a quien se asoma al abismo le crecen alas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.