Para que podamos felicitarnos «¡feliz día del niño para mí!»

– Empecemos por considerar tu edad…¿Cuántos años tienes?

– Tengo siete años y medio, exactamente.

– No es necesario que digas «exactamente»- observó la Reina. Te creo sin decir esa palabra.

Y ahora, te diré a tí algo para que creas: – Acabo de cumplir ciento un años, cinco meses y un día.

¡Eso sí que no lo puedo creer! – exclamó Alicia.

¿Qué no lo puedes creer? – repitió la Reina apenada. Prueba otra vez: Respira hondo y cierra los ojos.

Con esta cita de Lewis Carol (A través del espejo)  presenta su página la ilustradora infantil Isol. Además, de sugerir visitar su sitio, este fragmento me pareció el texto justo para compartir una fecha en la que también los adultos tenemos que celebrar la oportunidad de rescatar a nuestro niño interior:  un paréntesis para recordar anécdotas, olores, sabores, paisajes de nuestra infancia seguro es un muy buen paréntesis…

¡Feliz día del niño para mí!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.