Muy bueno X2: la cita de David Olson y esta joyita animada que encontré en la red

“El pensamiento es la actividad de convertir a cualquier objeto en un objeto de reflexión. He señalado que la escritura convierte al lenguaje en un objeto de reflexión. Falta indicar cómo podría aprovecharse intelectualmente esa reflexión sobre el lenguaje (…) El lenguaje se usa para representar el mundo; permite reflexionar sobre el mundo y tomar conciencia de él. La escritura se usa para representar el lenguaje; permite reflexionar sobre el lenguaje y tomar conciencia de él. Aquí es donde la lectura y la escritura inciden en el pensamiento. Al manejar el lenguaje escrito, ya sea al escribirlo o leerlo, se toma conciencia simultáneamente de dos cosas: del mundo y del lenguaje” (Olson, 1998:351).

This Is Where We Live from 4th Estate on Vimeo.

Se dieron cuenta que el hombrecito sale de las páginas de La escafandra y la mariposa?,  para seguir pensando….

Olson, D. (1998). La cultura escrita como actividad metalingüística. En David Olson y Nancy Torrance (Comps.) Cultura escrita y oralidad. Barcelona: Gedisa.

Gracias Fernanda!!

Fernanda Gómez es Lic. en Fonoaudiología, en su comentario hace alusión a un juego con tarjetas que motivan a ejercitar práxias. Otra colega se interesó por este material. Me puse en comunicación con Fernanda y muy gentilmente me facilitó las ilustraciones para compartirlas en este espacio.

Cito el contenido de su mail porque en éste explica cómo utiliza las tarjetas:

“Hola Gloria, En este mail te adjunto las tarjetas de praxias. Yo juego con un tablero que arme para esto (similar al de la oca con: pierde el turno, avanza, retrocede,etc) lo juego con un dado y sólo puede avanzar quien haya realizado la praxia. Como fichas uso botones o algunas de otros juegos, en ocasiones lo he prestado a la familia para que el niño pueda hacer algo en casa sin que sea tan plomazo…espero sirva.
Besos!
** Fer **”

ATENCIÓN, EL MATERIAL ES ORIGINAL. Fernanda buscó las imágenes, creó las rimas y las organizó con el formato del Juego de la Oca.

Gracias X 2, por tu creatividad y por compartir tu material!!!

Cuentos animados para quienes tienen compu en el consultorio

Quienes crecimos con la canciones de Maria Elena Walsh sabemos con certeza que sus letras y su música son, además de un placer para el oído, un pellizco de ternura para el corazón (qué poético me salió el remate!!).

Encontré estos cuentos animados que me parecen buenísimos para quienes utilizan la computadora como herramienta de intervención. Espero que les sean útiles!!!  Eso sí, estaría bueno comenzar a compartir nuestras experiencias… que “los otros/as” seamos “nosotros/as”…

Funcionó la propuesta de ofrecer “greguerías”

Seba (9 años) es un niño en atención que vive a 30 km de Rosario. Viaja una vez por semana para asistir a su sesión.  Le propuse, además, comunicarnos a través del correo electrónico; le envio los mails a la dirección de su mamá con asunto “Para Sebastian”. Con el convencimiento de que a escribir se aprende escribiendo le envío un mail por semana y…. me los contesta entusiasmado!!

La semana pasada le mandé cuatro greguerías, tenía que escribirme las dos que les parecieran más graciosas. Por inconvenientes surgidos a último momento no pudo viajar; le envié nuevamente otras referidas a “letras” con la sugerencia de que pensara si se le ocurrían algunas propias. Ayer recibí su respuesta:

HOLA   GLORIA  SI SE  ME OCURRIERON ALGUNAS IDEAS.
LA “I”  ES UN ARBOL SIN HOJAS
LA “Y”ES  LA  GOMERA DEL  ABECEDARIO.
LA “T” ES LA UNICA  LETRA  QUE
TIENE TECHO.
YA TE EXTRAÑO PERO ME  DIJO MI  MAMA QUE EL JUEVES  NOS VEMOS  PORQUE MI PAPA  ESTA
MEJOR
CHAU  GLORIASEBA

Si se fijan copió de las originales el entrecomillado para destacar la letra que da lugar al enunciado, esto está muy bueno.

Con ayuda o sin ayuda…se trata de pensar con otros!!!

Otra ocurrencia de Manuel

Manuel (8;9 años) me cuenta el chiste que dibujó:

“Papá Noel entró por la chimenea con tal mala suerte que cayó sobre la leña encendida del hogar. Revotó y salió expulsado por el aire y terminó en un contenedor”.

Por si no alcanzan a leer el globito: Papá Noel grita “AY MI TRASERO…”, Manu, todo un personaje!!!

Ramón Gómez de la Serna, un vanguardista para celebrar…

En 2005, con motivo de la celebración del III Congreso Internacional de la Lengua Española, tuve el placer de visitar la Exposición dedicada al escritor y periodista español Ramón Gómez de la Serna en el Museo Histórico Provincial Doctor Julio Marc. Si bien en la muestra se expusieron pinturas, esculturas, grabados, dibujos, carteles, fotografías y libros del artista fue su sentido del humor y de la ironía presentes en la mayoría de sus trabajos lo que me cautivó.

Entre sus creaciones, las greguerías, me parecen muy indicadas para este espacio ya que el propio de la Serna las define esquemáticamente como la conjunción de “humorismo más metáfora”. Espero que disfruten de estas sentencias ingeniosas, por lo general, breves que, “surgen de un choque casual entre el pensamiento y la realidad”.

He seleccionado greguerías que toman por tema animales, objetos, letras y números ya que me parecen ocurrentes para compartir con los niños en el espacio terapéutico:

Los pulpos son los guantes del mar

Los cocodrilos están siempre en pleno concurso de bostezos

El caracol debería tocar el trombón que lleva a cuestas

Las estrellas parpadean porque tienen sueño

El lápiz solo escribe sombras de palabras

La “C” es una galletita mordida

La “Ñ” es la “N” con bigote

La “q” es la “p” que vuelve de paseo

La “S” es el anzuelo del abecedario

La “Y” es la copa de champagne del alfabeto

La “H” es la escalera del abecedario

El “8” es el reloj de arena de los números

El “6” es el número que va a tener familia

Entre las propuestas podemos presentar algunas para que los niños lean y escriban cuál les parece más divertida (seguramente no se negarán porque además de causarles gracia son enunciados cortos!!); pueden ilustrarlas hasta pueden pensar sus propias alegorías!!!

Para terminar una greguería que me pareció indispensable tenerla presente, va en mayúsculas

EL LIBRO ES UN PÁJARO CON MÁS DE CIEN ALAS PARA VOLAR…Ramón Gómez de la Serna, chapeau!!

Gracias Cristina!!

Cristina es Psicóloga trabaja conmigo en la Cátedra, encontró este texto y pensó en el blog, comparto sus palabras:

“Me  resultó muy ocurrente cuando lo encontré, considero que toca un  punto central para abrir a la reflexión respecto del lenguaje y el alcance de nuestra comunicación”.

Luis Pescetti propone juegos de lectura en voz alta, va uno…

Luis María Pescetti, entre sus múltiples, disparatadas, divertidas y geniales propuestas sugiere juegos de lectura en voz alta que permitan ayudar a perder inhibiciones y ganar confianza a la hora de exponerse a leer frente a un grupo. Señala que será bueno que quienes trabajamos con niños recordemos que hacer leer en voz alta no es un fin en sí mismo, sino una manera más de desarrollar el gusto por la lectura y, sobre todo, el gusto por la palabra. “La palabra leída, la palabra en nuestra boca, en la boca de los compañeros. La palabra que aquí suena dulce; allá, tímida; allá, demasiado fuerte; en otro, quebrada por la emoción o el susto. En suma, el pensamiento y el sentimiento hechos sonido”.

Está bueno descubrir y que los niños descubran que no hay una sola manera de leer bien en voz alta, sino muchas, muy diferentes: maneras dramáticas, perezosas, divertidas, emocionantes, solitarias, tímidas, en fin…de ponerlas en práctica, de eso se trata.

Va una de sus propuestas para que luego cada uno tome la idea y la transforme con el contenido más conveniente. En este caso, Pescetti propone leer un texto, variando la intensidad según el tamaño de las letras. Habrá que leer entonces cada párrafo respetando el tamaño de las letras: si es una letra grande la leeremos más fuerte, si es una letra pequeñita la leeremos en voz baja, si en un renglón las letras se achican, nosotros también iremos bajando el tono de nuestra voz.

A practicar entonces: elegir un texto que nos guste, sentarse frente al procesador y escribirlo jugando con el cuerpo de las letras. Ah!!… no nos olvidemos de practicar, la lectura en voz alta, nosotras primero.

Ray Bradbury (2005), una propuesta interesante…

Ray Bradbury no deja de sorprender. En su libro ZEN en el arte de escribir recopila ensayos y conferencias, habla del ZEN de la escritura en forma de consejos prácticos ilustrados por su experiencia personal.

El fragmento que cito, a continuación, nos invita a volver atrás en nuestro tiempo personal para descubrirnos en alguna experiencia, anécdota significativa.

“A veces me anonada la capacidad que tuve a los nueve años para comprender que estaba en una trampa y escaparme. ¿Cómo fue que el niño que era yo en octubre de 1929 pudo, por la críticas de unos compañeros del cuarto curso, romper sus historietas de Buck Rogers y un mes más tarde pensar que esos compañeros eran todo un montón de idiotas y volver a coleccionar? ¿De dónde me venían la fuerza y el discernimiento? ¿Qué clase de proceso me ayudó a decir: más me valdría estar muerto? ¿Qué me está matando? ¿De qué estoy enfermo? ¿Cuál es la medicina? Obviamente, yo era capaz de responder. Designé la enfermedad: haber roto las historietas. Encontré la medicina: volver a coleccionar, no importaba qué. Lo hice. Y bien hecho estuvo. Pero de todos modos: ¿a edad edad? ¿Acostumbrado como está uno a responder a la presión de sus iguales? ¿De dónde saqué el valor para rebelarme, cambiar de vida, vivir solo?

No quiero sobrevalorar el asunto, pero maldita sea, me encanta ese niño de nueve años, quien demonios fuese. Sin su ayuda yo no habría sobrevivido (…)”.

A pesar de la propuesta, aún no he llevado a cabo este ejercicio. Lo reservo para esos días, tardes, noches en los que uno está dispuesto a la entrega de recuerdos, anécdotas… días especiales que hay que aprovechar.

Bradbury, R. (2005). Zen en el arte de escribir. España: Minotauro.