Los Juanitos de Berni

«Hace mucho tiempo, en una de mis caminatas de solitario observador, llegué a una de esas tristes barriadas de los suburbios de Buenos Aires. Así me encontré en medio de una villa miseria, que esa tarde, quizá por un estado anímico especial, me impresionó más profundamente que otras. Volví a casa y empecé a dibujar. Cuando quise llevar mis apuntes a la tela, me di cuenta de que ni los óleos, ni la témpera, me alcanzaban. No me satisfacían para expresar ese hiperrrealismo que me interesaba tratar. Fue así como descubrí que en los baldíos, en las calles pobres, estaba diseminado, como un decorado patético, todo el material que componía ese mundo. Allí estaban aquellos pedazos de lata herrumbrada, cajones de madera rotos, escobas viejas, chapas alquitranadas…Antes de elegir esos materiales, los sentí, testimonios mudos y aparentemente sin importancia de una terrible realidad. Incorporándolos a las telas, conseguí darle a mi pintura el realismo incisivo que yo me proponía dar, que necesitaba expresar». (Berni, 1999).

Con estas palabras expresaba Antonio Bernie (1999), en una entrevista, cómo surgió el personaje de Juanito Laguna. En lo particular, Juanito me conmueve profundamente. De todas sus obras elijo para compartir en este espacio «Juanito dormido» (Berni, 1973) por ser, desde mi punto de vista, la que posibilita abrir interrogantes, al menos, en este caso, acerca de los sueños de los tantos Juanitos que habitan las ciudades de Latinoamérica.

Berni, A. (1999). Entrevistas. En Marcelo Pacheco (Editor) Berni, escritos y papeles privados. Chile: Temas Grupo Editorial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.